jueves, 22 de septiembre de 2016

Ordenación episcopal de Pierbattista Pizzaballa, nuevo administador apostólico del Patriarcado de Jerusalén


El que fuera durante doce años Custodio de Tierra Santa recibió la plenitud del sacerdocio de manos del cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para la Iglesias Orientales, en la catedral de Bérgamo.

El sábado 10 de septiembre el cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, ordenó arzobispo a monseñor Pierbattista Pizzaballa, tras su nombramiento como Administrador Apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén en Tierra Santa.

“Muchos corazones en Tierra Santa, y particularmente en el territorio del Patriarcado Latino, tienen sed de justicia y de paz”, dijo el purpurado en su homilía de la misa que presidió en la catedral de Bérgamo, en el norte de Italia.

El cardenal Sandri entrega el báculo al nuevo obispo, como símbolo de su triple misión: gobernar, enseñar, santificar.

“Ser obispo para la Iglesia latina en Jerusalén, administrarla en nombre y por cuenta del Santo Padre, así como guiar la Asamblea de Ordinarios Católicos de Tierra Santa, es ciertamente una tarea ardua, pero que puede ser vivida llena de alegría y de serena determinación porque está anclada en la Palabra del Señor y no en nuestros proyectos humanos”, añadió el cardenal.

Pizzaballa, de origen italiano, sirve en Tierra Santa desde 1999, tuvo el cargo de Custodio Franciscano de Tierra Santa durante 12 años hasta el pasado mes de abril y en junio fue nombrado por el Papa Francisco Administrador Apostólico hasta el nombramiento del nuevo Patriarca Latino de Jerusalén, tras la renuncia de Su Beatitud Fouad Twal por haber alcanzado el límite de edad de 75 años.

El padre Francisco Patton, nuevo Custodio de Tierra Santa, estuvo en la ceremonia de ordenación de su predecesor.

Sobre su servicio en Tierra Santa, el cardenal Sandri señaló que “en la fe queremos renovar la conciencia de que en esos lugares, bajo los frutos del pecado, de la violencia y de la miopía de muchos hombres y de muchos poderes del mundo, permanece la fuente colocada por Dios, que brota para dar alivio y la fertilidad. Es la presencia misma de Jesús que es el Viviente”.

También indicó que por esto “el único instrumento en nuestras manos para evitar que los cristianos emigren del Medio Oriente o tengan proyectos no claros es encontrar siempre formas antiguas o nuevas para ser una Iglesia que esté afuera, que tenga en el corazón la promoción de espacios de encuentro y reconciliación”. La paz y la justicia son “dimensiones fundamentales de la vida humana y que antes de que reivindicar como derecho de los otros, deben desear y trabajar en las relaciones dentro de la Iglesia y entre las Iglesias, así como con los judíos y musulmanes”, añadió.

El cardenal alentó al nuevo Administrador Apostólico e hizo votos para que su episcopado "sea capaz de ponerse en camino, como está representado en la Basílica de la Natividad": "Para conducir al rebaño que se te ha confiado a encontrar, reconocer y servir al Verbo de la vida; tenga el coraje de meter siempre la propia mano, como Tomás, en el costado traspasado de Cristo Crucificado y Resucitado, para ser confirmado y confirmar en la fe a los hermanos. Que sea un ministerio de luz y de belleza, que no se asusta ante los retos que puedan presentarse”.

Por otro lado, agradeció a todas las personas que se esfuerzan en sostener la vida de la Iglesia en Tierra Santa.

El nuevo arzobispo ha escogido para su escudo de armas la representación de la ciudad de Jerusalén, tal como era en la Edad Media con los sellos del reino latino, el símbolo franciscano de los brazos de Cristo, de Francisco y el crismón.

Su lema es Mea sufficit tibi gratia, que quiere decir "Te basta mi gracia".

http://www.fundaciontierrasanta.es/

sábado, 17 de septiembre de 2016

Algunos lugares de Tierra Santa donde estuvo Jesús no tan celebres

Huellas de Jesús incluye referencia a infinidad de monumentos y lugares, algunos de ellos muy conocidos, desde la basílica de la Natividad al huerto de Getsemaní o el Santo Sepulcro. Otros lo son menos o están menos presentes en el imaginario colectivo sobre Tierra Santa, y entre ellos destacan algunos que apenas han cambiado respecto a cuando Jesucristo pasó por ellos.

La Piscina de Siloé es el lugar a donde Cristo envió a lavarse al ciego a quien curó poniendo en sus ojos el barro formado con Su saliva. El lugar fue utilizado por los judíos hasta la destrucción del templo y la dispersión en el año 70. En los últimos años los arqueólogos han encontrado el camino de piedra que hacía de canal para llevar hasta ella un manantial de agua limpia y pura: "Desde el momento en que lo encontramos estuvimos cien por cien seguros de que era la piscina de Siloam", afirmó el arqueólogo Eli Shukron.

El Pozo de Sicar es el lugar donde la samaritana dio de beber a un Jesús sediento. Se encuentra en el interior de una iglesia ortodoxa grande, cerca de Nablus, construida en 1907 sobre los restos de un templo bizantino y otro de la época de los cruzados, y no rematada hasta 1998. "Se trata, con toda seguridad, de uno de los pocos sitios que Jesús tocó y que siguen en pie", dice Quemada tras exponer brevemente la triste historia de los samaritanos, que son ahora poco más de seiscientos.

La Barca de Jesús, descubierta en 1986 por los hermanos Luftan en el fondo del lago Genesaret, se conservó y ha podido ser datada con precisión gracias al barro que la aisló del oxígeno, que de otra forma habría podrido la madera hace siglos. Tiene 8,2 metros de largo, 2,3 metros de ancho y 1,2 metros de altura, y dos mil años a sus espaldas. Puede suponerse sin aventurar mucho que, si Jesús no viajó en ella, tuvo que verla habitualmente, porque tampoco eran tantas en aquella época en la zona donde fue hallada y Él predicó.

La Gruta del Prendimiento no debe pasar desapercibida en la visita obligada al Huerto de Getsemaní. Es una gran cueva natural venerada desde siempre por los cristianos como el lugar donde Judas entregó al Señor identificándole con un beso. Fue utilizado como almacén por el dueño del terreno, pero ya en el siglo IV había una capilla y posteriormente hubo enterramientos, pinturas, grafitis... También se supone que pudo ser el lugar donde se quedaron dormidos ocho de los apóstoles. "Esta gran cueva ayuda mucho a rezar, al recogimiento", recomienda Quemada: "Es el sitio donde se considera que el traidor entregó a Jesús, y desde el que huyeron todos los demás discípulos, dejándole solo".

La Mesa de los Carbones es el lugar junto al mar de Tiberíades donde Jesucristo invitó a desayunar a los apóstoles, tras una noche de trabajo en el mar, durante una de las apariciones posteriores a la Resurrección y antes de la Ascensión. Se llama así porque es una roca en forma de mesa (la Mensa Domini) donde el Maestro les tenía preparadas unas brasas con pescado y pan, según cuenta San Juan. Sobre esa roca se levanta el actual templo, una iglesita franciscana de 1933 y nos permite conmemorar un momento tan entrañable como el que debió ser esa comida.

Para prepararse bien y peregrinar a Tierra Santa descubriendo el valor y la conexión evangélica de los lugares visitados, "Huellas de Jesús. El Evangelio desde Tierra Santa" es un instrumento insustituible. Para quien no puede peregrinar a Tierra Santa... todavía más.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Fue presentado el libro: "Huellas de Jesús. El Evangelio desde Tierra Santa".

Reproduzco a continuación la presentación que hice del libro: "Huellas de Jesús. El Evangelio desde Tierra Santa", en Madrid, librería Neblí, el 8 de septiembre a las 20.00.

Expliqué que no soy un especialista en arqueología, historia, y arte. Soy un sacerdote que lleva mas de 10 años viviendo en Tierra Santa. Cuento lo que he vivido, aprendido y visto en estos años.

Lo primero que quise decir es que este libro era para todos los públicos, no solo para gente que tiene fe. Conté cómo estoy viviendo en uno de los sitios más interesantes del planeta: culturalmente, históricamente. Están todas las religiones, razas y culturas. Todo esto hace que sea uno de los lugares más calientes del planeta. Una encrucijada de culturas. Expliqué de una amiga de mi madre azafata, que no tenía fe. Había visitado casi todas las capitales del mundo. Después de viajar a Jerusalén dijo que era la ciudad del mundo que más le había gustado.

Ofrecí el testimonio de mi vida allí, y expresé cómo me parecía que se trataba de una ciudad especial: exótica, multicultural, que deslumbra, e inagotable para visitarla.

Empecé a escribir el blog hace 9 años. Cuando uno vive allí, descubre muchas cosas. Eso es lo que un día pensé que podía comenzar a recopilar en un blog para dar una nueva luz sobre la vida de Jesús en Tierra Santa

Se dice en el prólogo que este libro es como una peregrinación a Tierra Santa. No es lo mismo ir a Tierra Santa un día como hay gente que ha ido: a veces profesionales que viajan allí por motivos de trabajo pero no disponen de más tiempo. O bien tres días, como fue mi hermano con su mujer y vio casi todo lo mas importante. O aquellos que viven allí una semana intensa como son los peregrinos habituales. Hay gente que viaja un mes, y así dispone de más tiempo a rezar con calma en lugares Santos. Algunos amigos han estado un año, como fue un sacerdote conocido,  y aprovechó muy bien para visitar todo y conocer a fondo esta tierra. O lo que yo he vivido. Pienso que poca gente tiene esa fortuna: diez años en Tierra Santa. Da tiempo a ver y entender mucho.

El propósito del libro es ayudar a la gente a peregrinar y conocer mejor a Jesús a través del Evangelio y Tierra Santa. Conté en la presentación de una carta que escribió un lector desde Murcia y que me gustó mucho. Decía: "Me han encantado la cantidad de detalles que ayudan al lector a estar cerca de los lugares Santos. Además, utiliza usted un vocabulario fácil, lo cual agradezco. Esto me ha ayudado mucho a la hora de leer el libro. Le doy gracias también, porque he ido a Tierra Santa, sin poner un pie allí. Pero Dios quiera y permita que algún día pueda peregrinar a esa Tierra. Usted, menciona, el recogimiento en oración en algunos lugares, y esto es para mí, lo que la miel para las abejas. Evidentemente, se puede orar en todos sitios, y entrando en oración, recibimos luces e inspiraciones, y estoy segurísimo, que se le han de erizar los pelos hasta a los calvos, en los lugares o zonas donde pueden entrar, nuestros hermanos en la fe".

De esto hablé en presentación: del impacto que produce Tierra Santa.

1. ¿Que es Tierra Santa? La Tierra donde los cristianos son piedras vivas. Yo no estoy en Tierra Santa para cuidar los lugares Santos. Estoy para cuidar a los cristianos, darles los sacramentos, formación, que mantengan su fe. Es muy bonito. No es fácil, porque tienen dificultades, y se han ido muchos. Pero son fuertes, y defienden su fe. Los últimos datos es que se están quedando y poco a poco aumentan. Las peregrinaciones les ayudan mucho a sostenerse, y les da fuerza el ver cómo se valora su vida desde otros cristianos que viven fuera.

2. Sobre el impacto de los lugares Santos. Me referí a algunos lugares Santos en concreto:

-Nazaret, el lugar del mundo donde Dios se hace hombre. En el altar de la gruta de la basílica de la Anunciación está escrito en su frontal: AQUI Dios se hizo hombre. Un sacderdote me dijo q iba a escribir un libro sobre Tierra Santa que se titularía: AQUÍ. Me decía una señora mayor que el lugar de su vida donde mejor había rezado era en la gruta de la Anunciación.

-Belén. El lugar del mundo donde Dios quiere nacer. Es tan sencilla la cueva. Imaginarse la escena emociona tanto. La mujer del famoso teólogo norteamericano Scott Hahn, que se llama Kimberly, después rezar en gruta de Belén, al hacerle una entrevista dijo: "es un lugar maravilloso. Me parece que si todo el suelo estuviera empedrado de diamantes no sería suficiente".

-Mar de Galilea. Lo vio tal cual el Señor. Es tan bonito pensar en la orilla cómo el Señor se acercaba con la barca en ese mismo sitio. Un chico español que estudiaba biología vio ahí su vocación al sacerdocio. Oyó en la orilla del lago que el Señor le decía: sígueme. En el mismo lugar donde los apóstoles fueron llamados por el Señor.

-Getsemaní. Lugar donde el Señor sudó sangre contemplando la Pasión. El Papa Francisco en ese lugar afirmó: "Entramos de puntillas en ese lugar santificado por la oración de Jesús, por su sudor de sangre. Ahí es donde se decidió el drama del mundo". Un sacerdote peregrino se sentó apoyado en olivo. Y al salir dijo: he decidido que a partir de ahora voy a consolar al Señor como el ángel con mi vida.

-El Calvario. El lugar dónde Jesucristo me salvó. Es el sitio central de Tierra Santa. Jesús ahí nos abrió las puertas del cielo. Todos en la tierra sufrimos y tenemos que aprender a tener el corazón en el Calvario, a no huir de ese sitio. Al llegar a Jerusalén y entrar en mi cuarto, pude contemplar desde la ventana de mi habitación la cúpula del Calvario. Ahí estaba la Cruz. Sigo viéndola diez años después y no me he acostumbrado. Hace 2000 años ahí se vería a Jesús colgando en la Cruz.

Concluí la presentación diciendo que pensaba que los cristianos tenían que perder el miedo a ir a Tierra Santa. Se ven noticias de bombas en Gaza o atentados en Jerusalén. Bajan las peregrinaciones. Pero muchos, a pesar de eso, hacen el viaje y no se arrepienten. Es un viaje que te cambia la vida. Mi experiencia es que allí hay mucha gracia de Dios preparada para el que llega con el corazón dispuesto a encontrarse con el Señor en su tierra.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Presentación en Madrid del libro "Huellas de Jesús. El Evangelio desde Tierra Santa"























El día 8 de septiembre a las 20.00 presentaré en Madrid, en la librería Neblí, el libro que he escrito recientemente "Huellas de Jesús. El Evangelio desde Tierra Santa".

Aprovecho esta entrada para invitar a todas aquellas personas que puedan estar interesadas en participar en la presentación. Será muy agradable poder compartir, con todos los amigos de Tierra Santa que deseen asistir, algunas experiencias sobre esos lugares tan especiales donde se desarrolló la vida del Señor.

Mi intención en la presentación es la de mostrar el origen de la publicación del libro, exponer mi experiencia de estos 10 años en Tierra Santa, hablar de lo que es y supone una peregrinación a Tierra Santa, y responder a las cuestiones que se me planteen sobre la Tierra del Señor y las peregrinaciones. Por supuesto, como es habitual en es
tos encuentros, al final firmaré y dedicaré libros a los que lo deseen.

A todos los que leáis estas líneas, a todos mis amigos, seguidores del blog y amigos de Tierra Santa, aparte de invitaros a asistir a la presentación, os pido que me ayudéis a dar a conocer este evento compartiéndolo con vuestros contactos.

Muchas gracias y hasta el día 8, fiesta de la Natividad de la Virgen María.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Peregrinación del beato Álvaro a Tierra Santa. 23 de marzo

 Pope-John-Paul-II-at-Blessed-Alvaro's-Funeral En la madrugada del 23 de marzo de 1994, pocas horas después de regresar de una peregrinación a Tierra Santa, donde había seguido con intensa piedad los pasos terrenos de Jesús, desde Nazaret al Santo Sepulcro, el Señor llamó a Sí a este siervo suyo bueno y fiel. La mañana precedente había celebrado su última Misa en el Cenáculo de Jerusalén.

El mismo día 23 de marzo, el Santo Padre Juan Pablo II acudió a rezar ante sus restos mortales, que ahora reposan en la Cripta de la Iglesia Prelaticia de Santa María de la Paz —viale Bruno Buozzi, 75, Roma—, continuamente acompañados por la oración y el cariño de los fieles del Opus Dei y de millares de personas.

Fue beatificado en Madrid el 27 de septiembre de 2014. Su fiesta se celebra el 12 de mayo.

sábado, 27 de agosto de 2016

Peregrinación del beato Álvaro a Tierra Santa. 22 de marzo

 Blessed-Alvaro-last-Mass El martes 22 de marzo de 1994, el beato Álvaro visita el Cenáculo. De camino, en el coche, lee los textos evangélicos de la Última Cena del Señor. Al llegar al lugar, don Alvaro se arrodilla y reza con gran recogimiento.

Después de hacer un rato de oración, el beato y sus acompañantes pasaron a la iglesia situada a lado del Cenáculo, donde don Álvaro celebró la que sería su última Misa. Ese día concelebraron con él: Mons. Echevarría, don Joaquín Alonso y los dos sacerdotes de la Prelatura que residían en Jerusalén por aquel entonces. Al llegar el momento de la homilía, don Álvaro –muy cansado- le pidió a Mons. Echevarría que la predicara él.

Después de la misa, el beato decide visitar los dos centros de Jerusalén, el de varones y el de mujeres, para poder despedirse de sus hijos antes de coger el avión que le llevará de vuelta a casa. Durante el viaje de regreso a Roma, comentó con emoción la alegría que le trajo poder visitar los Santos Lugares:

Estoy contentísimo de haber hecho este viaje; lo considero una caricia del Señor.

A la llegada al aeropuerto de Ciampino, a las 21,15h, le estaban esperando algunos matrimonios que deseaban recibir su bendición. Después de saludar y bendecir a las familias, emprendió si camino de vuelta a casa.

Se concluye así el viaje a Tierra Santa del beato Álvaro. A la mañana siguiente, sería llamado a los brazos del Padre.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Peregrinación del beato Álvaro a Tierra Santa. 21 de marzo

 Blessed-Alvaro-in-Jerusalem-City El lunes 21, fueron con don Álvaro a visitar la iglesia de Santa Ana e hicieron un rato de oración en la cripta de la Natividad de la Virgen. Se acercaron después a la piscina de Bethesda, donde leyeron el texto del Evangelio de San Juan que habla de la curación del paralítico.

Después, el beato celebró la Santa Misa en el centro de varones del Opus Dei. Durante la acción de gracias comentó: "El Señor nos ha dado este manjar para alimentar nuestra alma, para que seamos fieles, para que lo busquemos cada día más. "Quid retribuam Domino pro omnibus quod retribuit mihi?"; Señor: ¿con qué te podré pagar lo que Tú haces por mí? Con nada. Aunque luche para estar más entregado, aunque luche para que cada día sea más enteramente de Ti, no te lo podré pagar. Pero, Señor, Tú sabes que te amo, porque "Tu omnia nosti, tu scis quia amo te" (Jn. 21, 17), Tú lo sabes todo. Tú sabes que a pesar de mis miserias, yo te amo, te quiero ser fiel, y te pido perdón por las ofensas que cometo y por las faltas de entrega. Señor, ayúdame más, y ayuda a estos hijos míos que están aquí; son hijos tuyos predilectos. Ayúdales para que sean cada vez más fieles. Que cada uno de nosotros sea cada vez más fiel.

Por la tarde, hicieron otro rato de oración en la iglesia de la Flagelación, leyeron los texto evangélicos del juicio del Señor ante Pilato, la flagelación y condena de Jesús. Visitaron el Litóstroto, el arco del Ecce homo y la Vía Dolorosa. Después fueron a la iglesia de San Pedro in Gallicantu donde leyeron los textos de las negaciones de Pedro.